Un nuevo cruce de caminos: el ruiseñor y el águila

Scroll down to content

persian

 

por Miguel Ángel Cabrera

 

Pretendo dar noticia de un acontecimiento singular; invocar un libro no demeritará este folio. En las Enéadas de Plotino, —libro hexagramático que por riguroso es invisible,— se exhala la naturaleza inteligible en la materia, y hacia la realidad de los sentidos le declara su hostilidad. Como el resto de la literatura rubricada en griego antiguo, el lector debe admitir la compañía de Platón y su teoría de las formas. El acto de pensar, de esa manera, es uno de los atributos del Alma del mundo, cuya replicación en cada persona hace manifiesta la naturaleza polisémica de la divinidad. Todas las personas, se deduce, participan de lo Uno, así como el centro une por el radio equidistante a la circunferencia (Enéada IV).

Que una metáfora geométrica resplandezca en la filosofía plotiniana no es baladí. Menos lo es que el mundo se defina por las etnias de que participa; el zigurat o los jardines babilónicos no son menos imponentes que la casa del tlatoani, con el entramado de la danza mística que al sol celebra. Sólo así, dentro del mapa de las cosas que suceden por lo diferente, Irán y México se abrazan, nuevamente, reunidos por el Zeitgeist del que participa todo humano. He fatigado las ideas de todas las culturas; como el sufí, he muerto antes de morir para que escuches que el mundo es indiviso en la pluralidad del λόγος, de la complejidad de sus etnias; he sumergido mi rostro en el tiempo en que Cortés Quetzalcóatl estragaba el lago y destruía el sacrificio humano; he sentido el pulso de Mesoamérica latir con el corazón del Reino Germánico de Carlos V; he comprendido que el ayate de Juan Diego es el último códice de los códices —falso o verdadero pero cuya autenticidad radica en el misterio de la ratio, y que sólo puede vindicar la historia—; he escuchado, no menos importante, un colibrí plateado proclamar la victoria del Quinto Sol, el cual celebra la boda mística del Nuevo Mundo con Europa. Imperativo así referir un acontecimiento singular. Lo grave, lo serio, no es escribir de ello sino intentar vivirlo con moderado éxtasis; en realidad, todo escrito es el reflejo de un reflejo. Los geógrafos alemanes decimonónicos admitían la existencia de un animal llamado espacio vital; los mexicanos, por otra parte, reflexionamos que los atributos de la adaptación, hospitalariamente, se tejen con el sincretismo de nuestra cultura, lo cual no es menos importante que la distinción puntal, y griega por su origen, entre razón, verdad y ciencia.

En el decurso de los días pasados, las agrupaciones musicales Navayeh Mehr y Sol de Enverano encumbraron esta idea. En el Museo Nacional de las Culturas (17/02/2019) fuimos testigos de ese génesis, acontecimiento clarísimo pero no por ello menos sofisticado. La mazorca que se desgranó fue así: La Martiniana, de Andrés Henestroza; Tierra Mestiza de Gerardo Tamez; Simin Barí, de Jamshid Sheybaní, y la incorporación de sus noveles alumnos que, siguiendo a sus maestros, mostraron que el instrumento, en realidad, es la misma persona que lo ejecuta, y cuya interpretación septentrional fatigó todos los instrumentos convocados, mexicanos e iraníes. Debemos convenir hasta ahora en la existencia de la paradoja de la condición humana, la misma que Plotino advirtió al afirmar que, aunque nos dividen los rescoldos del Babel agónico y los muros ideológicos, participamos de una sóla inteligencia cósmica, una sóla alma que convive con las de cada individuo: una hipóstasis de la vida en la vida.

Los músicos interpretantes fueron: Daniel Zamora, acordeón y arreglos; Adrián Castañeda, guitarrón y leona; Eumir Zuñiga, percusión; Alejandro Albores, voz y guitarra; Yazmín Ojeda, salterio; Jedidiah Thomas, voz y dirección; Mahdí Ayoughi, dirección, daf y deyeré; Amir Kheirí, tombak y bendir; Melina Farají, santur; Hasan Etebarí, voz, setar y tar.

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

20190217_185519
Navayeh Mehr y Sol de Enverano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: