Sol de Enverano: la ruta a Sefarad

Scroll down to content

55916059_420752492032116_8802491600061071360_o

Miguel Cabrera

 

De los diversos dones que el mundo hebreo le ha prodigado al hombre, el arte es su caudal más inmediato, más profundo y más universal. No todo arte, sin embargo, se manifiesta con la pulcritud del movimiento en la nostalgia. Que el mundo sefardita haya hecho de esa nostalgia una celebración, será el poliedro del que este breve escrito dará noticia.  Es fácil asumir la esencia de cada cultura, de algún modo. Así, el arpa aquea que tañía Aquiles no es el arpa ni la lira de los bizantinos; la danza de Shiva no es el ritmo de las percusiones del Magreb; el atardecer en Samarcanda no es el de la visión de Anáhuac de los Conquistadores. El Sefarad, contrariamente, torna su voz a la del mestizaje y la incorporación del mundo ibérico con el de la antigua Torá, desde la expulsión del pueblo sefardí en 1492 ordenada por los reyes de España. Para escamotear esa tendencia, solemos hablar de un solo pueblo hebreo y una sola ley divina. En realidad, parafraseando a Aristóteles, “El Verbo se dice de muchas maneras”. Y como tal, como expresión, el pueblo sefardí se bate a duelo con el tiempo y la montaña altiva que le dieron carta de naturaleza desde la tribu de Judá. He hablado de nostalgia, porque todo presente de algún modo es la memoria de todos los hombres; he hablado de celebración, porque toda música es de algún modo algo sagrado. Así, Sol de Enverano desde México ha pergeñado esa pluralidad en una sola tela coral; desde Tetuán, Tánger o el Pireo griego hasta Sofía y Nikopol, el repertorio musical de esta novel y cuidadosa agrupación ofrece a sus espectadores las joyas atemporales de la tradición sefardí, con sus cantigas, romances y coplas de verdor entretejidas. Si toda expresión artística propende a la música, como refiere Walter Pater, es admisible, entonces, que la combinatoria de las letras de Abraham haga de la música de Sol de Enverano una cábala y un fuego inextinguibles: la letra es música. La historia sefardí, de ese modo, no es otra cosa sino la constante reinterpretación de la manera de pensar y ser de un pueblo en el exilio, ciertamente, pero también de una manera de observar el mundo y de sentirlo. Comulgar con la emoción de lo que está distante es una de las cualidades por las que las comunidades suelen agruparse. En el fondo, por otra parte, todos nos hemos exiliado de nosotros mismos, acaso por la necesidad que la modernidad impone al hombre, acaso porque nadie conoce verdaderamente su destino personal, sin antes haberle declarado al tiempo sus miedos, filiaciones y juramentos. Tal es el caso, verbigracia, de la vecindad que cruza nuestro presente en Medio Oriente, de la misma manera que una cicatriz cruza el rostro de un individuo. En esa declaratoria natural, bélica y silenciosa a la distancia, la música nos enaltece como un recordatorio de la paz posible, nunca prohibida por las vicisitudes que el espacio y la mitología le imponen al mundo. Sólo la música nos librará del aislamiento irracional; sólo la sinfonía nos tornará en verdaderos amigos. Sol de Enverano, con ello, se asume como una agrupación a favor del concierto de la paz, por lo que ha colaborado, por ejemplo, con una variada grey de músicos persas y hebreos por igual. En una serie de talleres musicales, aquellos han encontrado que la tierra mexicana es fecunda de gratos recibimientos, por lo que se ha puesto en marcha una serie de proyectos futuros que incluyen el montaje y síntesis culturales de selectas piezas musicales, así como la difusión del arte persa en Latinoamérica. En próximas semanas, Sol de Enverano participará en el Centro Cultural del México Contemporáneo (miércoles 29 de mayo). La tradición sefardí continúa, y toma la forma de aquello que la contiene.

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

One Reply to “Sol de Enverano: la ruta a Sefarad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: