¿Una nueva pax americana? Irán resiste, China prosigue e Israel seduce a Rusia

Scroll down to content

3163767
El complejo químico y de refinación Jinxi de China recibió una carga de un millón de barriles de petróleo iraní en el primer mes después de que la administración de Trump pusiera fin a las exenciones que permiten la importación de petróleo iraní, informó el miércoles la agencia de noticias Tasnim. Fuente: Teheran Times.

Miguel Ángel Cabrera

En su libro ‘La mirada de Jano: ensayos sobre Carl Schmitt’, refiere Carlo Galli un panorama analítico-descriptivo de la obra del jurista y filósofo alemán. En esencia, Schmitt fue uno de los predecesores de la teoría de la multipolaridad al proponer la existencia de zonas de influencia conocidas como Großräume (singular: Großraum). Respecto a esta noción, Galli comenta que “[el Großraum] identifica un espacio formado por una orden política hegemónica portadora del principio organizativo del Estado, pero además de esto capaz de originar un orden político concreto, consciente de tener que gobernar en el propio interior una pluralidad de organismos nacionales (que el Imperio jerarquiza en el propio Gran Espacio, excluyendo a las potencias extranjeras).” (p. 168).

Parecen haberse asentado en los últimos años, de esa manera, y según la teoría que se clarifica con el paso de las décadas, los acercamientos estratégicos y conceptuales de un juego tripartito planetario donde Rusia-EEUU-China poseen la más alta capacidad de hacer gravitar, en torno a ellos, al resto de naciones dentro de sus zonas de influencia. Los acontecimientos recientes e históricos del G-20 en Osaka habrían catalizado las ideas. No es posible afirmar, por otra parte, dadas las ambivalentes maniobras de Washington, cuánto tiempo durará el incipiente equilibrio tripolar naciente. Hay varios puntos a considerar.

En primer lugar, no se ha difundido lo suficiente la manera en que China fue aislada del resto de participantes en las negociaciones previas al G20 en Osaka, Japón. El eje nodal recayó en los altos subsidios estatales que colocan en desventaja al resto de sus competidores comerciales. Beijing es colocada así en la picota de las críticas anti-proteccionistas, en armonía con las fuertes políticas que contra el país asiático Trump ha implementado, tal vez para medir las fuerzas del gigante oriental.

Paralelamente, Putin y Xi Jin Ping, al firmar un acuerdo intergubernamental, integran progresivamente las economías de sus respectivos países con mayor asiduidad en su proceso de desdolarización para aumentar el volumen del comercio en yuanes y rublos. Aleksandr Múrichev, vicepresidente de la Unión Rusa de Fabricantes y Emprendedores declaró que “Este acuerdo significa que la voluntad política para activar los pagos mutuos en rublos y yuanes ha aparecido finalmente en China. Prácticamente es la luz verde para los bancos chinos encargados de trabajar con las empresas de Rusia”.

En segundo lugar, el enclave llamado Irán, con el que EEUU pretende contener el avance de las rutas de la seda, ha mostrado más resistencia de la que acaso los halcones estadunidenses están dispuestos a admitir. No puede ser novedad que las más recientes sanciones de Trump a los miembros del gabinete de más alto nivel iraní, incluyendo al “rey-filósofo” y líder supremo Jamenei tengan como objetivo crear una atmósfera psicológica que obligue a Teherán a negociar un nuevo tratado de alcance nuclear con Washington.

Según el Wall Street Journal tales ataques son meramente simbólicos debido a que la mayorías de las sanciones en curso ya afectan las partes más importantes de la economía persa, incluyendo no sólo la exportación de crudo sino también las de los derivados petroquímicos, cuya vitalidad radica en la construcción de petro-refinerías, las cuales son ahora una prioridad para la Revolución. Así, Teherán lograría aumentar sus ingresos provenientes del extranjero en comparación a las ventas de crudo, anatematizadas y atomizadas por EEUU. El Centro de Investigación del parlamento iranio estimó, por cierto, que las petro-refinerías dejan dos veces más utilidades que las refinerías convencionales. Es importante resaltar que según la empresa francesa Total, la demanda global en 2020 para productos petroleros aumentará 1.1% mientras que la de polímeros se incrementará en 3.3%. Teherán planea, entonces, construir un complejo petroquímico en la muy estratégica provincia de Hormozgan, colindante con el estrecho de Ormuz y adyacente al Golfo Pérsico.

Aunado a ello, el gobierno de los ayatollah chiítas también busca implementar una criptomoneda local. El mayor problema radica en el elevado volumen de energía eléctrica consumida por los “mineros de criptomonedas”, por lo que nuevas políticas públicas con miras a legislar la red eléctrica se vuelven imperativas.

Por si no fuera admirable una muestra mística de resistencia ontológica, China ha hecho caso omiso de las sanciones. La embarcación SALINA proveniente de Irán arribó a la refinería Jinxi (operada por PetroChina) en el puerto Jinzhou, cerca de Beijing, el pasado 20 de junio. China es el principal cliente de los persas e importa cerca de 475,000 barriles por día (bpd).

En tercer lugar y como corolario al asedio contra Irán, se celebró en Jerusalén la primera cumbre trilateral entre los asesores de seguridad nacional de Rusia, Israel y EEUU, a saber, Nikolái Pátrushev, Meir Ben-Shabbat y John Bolton, respectivamente. Previamente, Netanyahu declaró que no toleraría la presencia de Irán en Siria, país con el que comparte una frontera en el noreste israelita. Los asesores militares persas se encuentran en territorio sirio a petición de su gobierno soberano con el fin de organizarse contra agrupaciones terroristas. La idea es ampliar las fisuras abiertas entre Irán y Rusia debido al contencioso en Siria donde ambos países compiten por el control de Damasco. Según M.K. Bhadrakumar, Israel promueve, así, el famoso G2 de Kissinger entre Rusia y EEUU al acercar a las dos potencias. Washington necesita de alguna manera forjar una alianza con Rusia para someter a China. ¿Qué podría acercar a Trump y Putin? En relación a la situación en Medio Oriente El analista indio refiere que la agenda israelí-estadunidense consiste en ofrecer la disminución de las asfixiantes sanciones a Irán a cambio de que los persas disminuyan su presencia en Siria, lo cual, me parece, beneficia a Rusia.

Thierry Meyssan ofrece, por su parte, una respuesta adicional. Al ser ambos productores de hidrocarburos, un precio del petróleo que ronde los 70 dólares por barril convendría tanto a Rusia, por su cercanía clientelar con Europa, como a EEUU al garantizar la rentabilidad de su mercado de esquistos, por lo que se vuelve indispensable frenar la caída de los precios. El analista francés refiere: “Mientras que la Unión Europea se pliega a regañadientes a ‎la prohibición estadounidense de comprar petróleo iraní, Beijing se enfrenta a Washington y trata ‎de continuar sus importaciones de hidrocarburo, aunque lo hace a un ritmo menos intenso. Para ‎no tener que verse obligado a reaccionar ante ese desafío chino, Washington se plantea ‎‎’autorizar’ a China la compra de pequeñas cantidades de petróleo iraní. Un verdadero acuerdo, ‎incluso tácito, podría permitir a Estados Unidos, Irán y China seguir desarrollándose.”

En cuarto lugar, la reciente desescalada de la guerra comercial entre Trump y Xi Jin Ping podría interpretarse como un acercamiento pasivo entre las dos potencias y una tregua. No subirán los aranceles contra los productos chinos y se permitirá a Huawei hacer negocios con EEUU. No obstante, un fantasma electorero recorre la nueva “pax trumpiana” de cara a la búsqueda de su re-elección en 2020, con todo y su visita a Kim Jong-un, con lo que Trump se vuelve por cierto el primer presidente estadunidense en pisar suelo norcoreano.

No es certero hasta qué punto Rusia, China o Irán puedan tolerar el conjunto de políticas erráticas de Washington. El nuevo hiper complejo juego de tres superpotencias, no obstante, parece haberse revelado. Como el dios romano bifronte Jano, dios dual de las transiciones y ambivalencias, no obstante, el mundo se abre a una nueva posibilidad histórica de estabilidad o conflicto.

Twitter: @21cabrera_

YouTube: Ahuizote 21

Instagram: cabritocimarron

VK: Miguel Cabrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: