¿La increíble lista de verificación de Thomas Chittum desvela los prolegómenos hacia la inevitable balcanización de Estados Unidos?

Scroll down to content

El saqueo de Roma por los bárbaros, del pintor ruso Karl Briullov, s. XIX.

It is about whether we are going to remain one country, or whether there is a Bosnia in our future….from the racial resentments and ethnic hatreds aired daily on radio and TV, it is clear that America is headed towards Balkanization.

Patrick Buchanan

How is it possible for there to exist over time a just and stable society of free and equal citizens, who remain profoundly divided by reasonable religious, philosophical, and moral doctrines?

John Rawls

Miguel Cabrera

Hacia 1996 el anterior soldado de la guerra de Vietnam y experto en sistemas computacionales Thomas Chittum publicó el profético libro Segunda Guerra Civil: la balcanización que viene de Estados Unidos. Reconozco que el tema me fascinó menos por su alta improbabilidad que por la contundencia histórica de algo que intuía ya había sucedido. En una palabra: me llamó la atención no por la incertidumbre de algo improbable sino por la certeza de un hecho histórico, fantástica paradoja resultado de una fenomenología del tiempo poco ortodoxa. Cuando la historia, que por definición es política, se percibe como una serie de sumas circulares atravesadas por una diacronía de progreso tecnológico, el pasado se vuelve presente, al menos en potencia. En este caso, no pude dejar de advertir desde hace algunos meses en la conversión de la República romana en Imperio como una analogía que más tarde replicaría el célebre historiador Michael Vlahos al comparar a Estados Unidos con la última etapa de la descendencia de Rómulo y Remo antes de una decisiva guerra civil, acontecimiento en que Julio César devendría dictador y mártir. En México, acaso por desinformación, acaso por lo que la realidad misma augura nos parece aterradora, nadie ha tratado con profusión el tema salvo el Dr. Alfredo Jalife y un servidor. Permítaseme, pues, la siguiente digresión:

La última etapa de la Roma republicana comenzó hacia el año 100 a.C., el año 644 ab urbe condita, es decir, desde su mítica fundación. Los historiadores admiten una realidad tangible, poco artificiosa: la disminución civil de una sociedad polarizada entre los optimates, la oligarquía patricia, y los popularis, la clase empobrecida en descontento. Ofrezco un resumen histórico y una explicación de tal declive: al expandir sus fronteras y aumentar la población, la maquinaria política empezó a exigir mayores recursos económicos. Debe recordarse, a su vez, que el arte de la guerra permitió a la privilegiada clase militar hacerse de provincias y prestigio familiar a lo largo de los siglos de prosperidad, territorios que administraron con gran eficiencia y codicia.

Por otra parte, como la única manera de acceder a la prestigiosa aristocracia militar era a través de campañas cada vez más costosas por alejadas de la capital, es lógico pensar que los latifundistas veían con la preocupación de que muy poco espacio iba quedando para nuevas generaciones de soldados y, por tanto, de poderosos cónsules y gobernadores. Que los ricos fueran cada vez más ricos (debido a la explotación de la tierra con valor constante) y los pobres cada vez más impotentes por el cada vez menor margen de maniobra política y económica, tendría que desembocar en profundas diferencias y estragos de clase. ¿Existe alguna similitud con nuestra época actual?

A ello se le debe sumar dos factores más. El primero es que lo fundamental que entró en crisis no pudo haber sido otra cosa sino el sistema político mismo, concebido como una República de contrapesos para evitar el surgimiento de cualquier dictador desde la abolición de la monarquía en el 509 a.C. cuando se expulsó al último rey, Lucio Tarquinio, según refiere el historiador griego Polibio. Esa distribución tripartita consistía en los siguientes sujetos políticos: 1) las asambleas populares que aprobaban leyes y elegían los cargos públicos conocidos como 2) magistraturas (cuestor, edil, pretor, censor y cónsul), limitadas en tiempo y ocupados por dos personas diferentes en un mismo período, y 3) el senado, el cual poseía 300 miembros de carácter permanente. Aprendemos finalmente del cronista Veleyo Patérculo en su Historia romana del siglo I d.C. que al derrotar a sus principales enemigos, la Cartago fenicia, a Macedonia y los restos del Imperio helenístico, la moral ecuestre entraría en un período de relajación moral y normalización tanto de la corrupción como del número de ejecutados en episodios violentos. En ese ámbito, refieren Plutarco y Suetonio en sus respectivas biografías, nacería Julio César. El resto de la historia es conocida: la disolución de la República y el nacimiento de un nuevo imperio, con la posterior e inolvidable traición y asesinato de César durante los idus de Marzo del 44 a.C.

Las pugnas internas del sistema político-jurídico de Roma podrían considerarse como una de las contradicciones de su ocaso democrático, por lo que su descripción es un requisito necesario para hacerla valer como una posible analogía con la decadencia de Estados Unidos.

Regresemos al libro de Chittum. En él se describe la existencia de dos entidades geopolíticas preponderantes: naciones e imperios. Cuando estos se expanden militarmente formando un polo imperial hegemónico mientras que albergan al mismo tiempo diferentes etnias que nada tienen que ver entre sí, los rescoldos democráticos pierden sentido e inevitablemente se manifiesta una balcanización que divide al imperio en diferentes regiones autónomas. Por etnia se ha de entender un modo cultural de vivir, una raza o una ideología religiosa como el Islam, el guadalupanismo o el supremacismo anglosajón. Las naciones, contrariamente, como entidades étnicamente homogéneas suelen ser mucho más estables. El exsoldado Chittum afirma que no hay imperio que no haya sido sujeto de este fenómeno. Libro prolijo en evidencia histórica y bibliográfica, me remito ahora a destacar únicamente el resumen de la sección final, la cual contiene una serie de puntos a seguir dentro de una lista de verificación o checklist antes de que Estados Unidos entre en una guerra civil y a su consecuente desmembramiento, los cuales a mi juicio deberían considerarse condiciones necesarias aunque no suficentes. El lector deberá juzgar si una guerra civil que particione al país de Washington se encuentra lejana o cercana:

  1. Si la identificación étnica o racial en documentos oficiales y afines se impone, sabremos que la cuenta regresiva ha comenzado. Cada vez que se solicite información sobre su grupo étnico en papeleos oficiales piensa en una segunda guerra civil.
  2. Si a los inmigrantes ilegales les es permitido votar, incluso en elecciones locales, será otro signo irrefutable de que la ciudadanía estadunidense, y por tanto EEUU mismo está en agonía. Si los millones de inmigrantes ilegales son objeto de aministía y logran votar, ello es indicativo de una migración abierta y un gran paso hacia una segunda guerra civil.
  3. La abolición del derecho a portar armas.
  4. Sean observadores en caso de juicios racialmente sesgados. Si los jueces se rehusan a procesar a individuos semejantes a ellos en etnia, entonces se acelera el proceso hacia un colapso social y una segunda guerra civil.
  5. Sean observadores del momento en que el ejército o la guardia nacional asuman labores policiales.
  6. Vigilen si llega a establecerse una fuerza militar de élite fuera de la cadena de mando del ejército regular que haga las veces de una fuerza interna de contra-insurgencia.
  7. Vigilen si Washington D.C. comienza a parecerse la capital de cualquier república bananera bajo asedio de grupos revolucionarios y pandillas. Específicamente, observen si los disturbios sociales en Washington D.C. crecen con amplitud hasta amenazar la Casa Blanca y el Congreso. El desenlace de esto será que las fuerzas militares federales tendrán que ocupar permanentemente estos enclaves para proteger al gobierno de sus propios ciudadanos.
  8. Resegregación. Observen si los ciudadanos afro y otras minorías demandan y obtienen espacios especiales para ellos.
  9. Observen si los derechos individuales comienzan a ser reemplazados por derechos colectivos, derechos basados en colectivos étnicos.
  10. Observen si organizaciones no gubernamentales comienzan a adquirir poder militar.
  11. Observen si el poder político real continúa su transferencia de los oficiales electos a las cortes, y por tanto alejado de la sociedad misma. Todas las reformas que interfieran con la agenda elitista internacional serán frenadas como “inconstitucionales” por la Suprema Corte a menos que el pueblo estadunidense retome su sistema judicial.
  12. Observen si el poder político real continúa su transferencia de las instituciones estadunidenses hacia los cuerpos internacionales, y por tanto alejándose de los ciudadanos.
  13. Observen si las minorías y los blancos radicales se hacen del control de las instituciones estadunidenses. Nuestras cortes, escuelas, universidades, los media, muchas iglesias y sindicatos han sido parcial o completamente controlados y los miembros políticamente incorrectos expulsados o intimidados.
  14. Observen si se organizan movimientos secesionistas y otros movimientos que busquen su independencia en tierra estadunidense. Algunos de estos movimientos serán financiados por corporaciones que buscan suelo libre de las leyes e impuestos estadunidenses.
  15. Observen si comienzan a surgir partidos políticos basados en raza o etnia, un signo seguro de polarización racial. Observen por el surgimiento de partidos políticos con orientación afro o hispánica. También observen si el partido republicano deviene en el partido blanco, de derecha y populista de facto, y si el partido demócrata deviene el partido de la izquierda radical y las minorías.
  16. Observen si comienza un surgimiento de áreas “libres” de la policía dentro de nuestras propias ciudades, es decir, áreas abandonadas por la policía y apropiadas por las pandillas callejeras.
  17. Observen si se aprueba un impuesto de compensación anti-esclavista o algún otro similar que financie a las comunidades afro de por vida.
  18. Observen si las resoluciones jurídicas y esquemas afines exigen más distritos electorales en los que los afro sean intencionalmente la mayoría.
  19. Observen a otros imperios multiétnicos en los que se desarrolle violencia étnica, una pérdida general de la democracia, aumento de la pobreza, olas de refugiados y su eventual desenlace en una guerra étnica. África del Sur, Rusia, Turquía, los países balcánicos, Brasil, toda la África negra, México, Guatemala, India, Pakistán y Perú son hasta cierto punto imperios multiétnicos. Lo que suceda en esos países sucederá en Estados Unidos.
  20. Observen si comienzan a surgir suburbios pauperizados, eufemísticamente conocidos como “comunidades cerradas”.
  21. Observen si comienzan a surgir más campañas desinformativas por parte de los medios de comunicación establecidos.
  22. Observen si comienza a surgir un amplio porcentaje de minorías y extranjeros en el ejército, o el uso de tropas de la ONU en suelo estadunidense, o incluso el establecimiento de una legión armada extranjera.
  23. Observen si comienzan a presentarse más acuerdos extrajudiciales en casos de supuesta discriminación racial.
  24. Observen si comienzan a haber más restricciones a la libertad de expresión por el gobierno y los medios de comunicación establecidos. Esto hará que la gente que no sigue al establecimiento se esconda y radicalice.
  25. Observen si las policías comienzan a cambiar su usual uniforme por otros con mayor parecido al militar o al de las policías secretas, más oscuros o con camuflaje, con casco de milicia, careta y ausencia de placas de identificación.
  26. Observen si llegan a formarse grupos clandestinos de oficiales blancos dentro de las policías federales, estatales y locales. Predigo que estos grupos blancos de resistencia serán clandestinos porque aquellos que abiertamente manifiesten opiniones políticamente incorrectas serán despedidos o acosados por autoridades más elevadas con el fin de inducir proyectos inconstitucionales de acción anti-racista y para segregar políticamente a las agencias de vigilancia de la ley.
  27. Observen si llega a surgir una rama en el gobierno federal encargada de promover proyectos de acción anti-racista, tales como la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo, para adquirir agentes que porten armas y tengan la capacidad de realizar arrestos.
  28. Observen si el dólar estadunidense comienza a colapsar como la primera divisa global. Esto será la señal que confirmará nuestra condición de país de tercer mundo. Los países extranjeros se negarán a seguir comprando los instrumentos de nuestra deuda federal del gobierno tasada en dólares. Eventualmente nos exigirán que esta deuda sea tasada y pagada solamente en su propia divisa. Nuestro gobierno no tendrá otra opción más que cumplir y esto será la señal de que nos encontramos en la misma categoría de cualquier otro país tercermundista, por mucho que el establecimiento lo niegue.
  29. Observen si comienza a agudizarse la segregación geográfica étnica y su consiguiente mención en la prensa establecida.
  30. Observen si existen signos de que nuestro poder militar global comienza a ser desafiado. Lamentablemente, un ciclo recurrente en la historia es que las guerras comerciales usualmente escalan a guerras totales. También vigilen si la OTAN llega a disolverse o por el surgimiento de otra agrupación militar en Europa que desplace a la OTAN. En el futuro, al contrario de lo sucedido recientemente, cualquier poder extranjero en oposición a EEUU tendrá la opción de asistir a grupos étnicos en nuestro país hasta el punto de una rebelión armada. No duden que van a pretender jugar esta carta.
  31. Observen si Canadá se balcaniza. Si esto sucede allá y el país se divide en grupos étnicos y lingüísticos será mucho más probable que suceda entre nosotros dada la mayor polarización multiétnica y multilingüística.
  32. Observen si los estadunidenses comienzan a emigrar a Canadá. Si más estadunidenses emigran a Canadá que canadienses a EEUU ello será sintomático de que nuestro país comienza a ser intolerante con los estadunidenses blancos.
  33. Observen si organizaciones políticas y legales conformadas con sesgo étnico comienzan a ser mayoría y desplazar a los oficiales rivales blancos.
  34. Observen si las papeletas y formatos de asistencia de trabajo comienzan a ser bilingües.
  35. Observen si hay indicios de que las instituciones internacionales comienzan a asumir el rol de una vigilancia mundial y que EEUU comienza a perder todavía más su soberanía frente a ellas.
  36. Observen si comienza a surgir el siguiente panorama. Todos lo hemos visto en reiteradas ocasiones antes. Una fotografía de Beirut, Budapest, Afganistán, Vietnam, Sri Lanka, Yugoslavia, Somalia. Un tanque destruido, tal vez con el cuerpo de uno de sus controladores sobresaliendo de la escotilla y algunos rebeldes felices posando junto al tanque portando rifles de asalto y una bandera. Algún día veremos esta imagen otra vez en los periódicos, pero esta vez será en suelo estadunidense. El tanque, el controlador muerto y los rebeldes serán todos estadunidenses, todos lo serán salvo la bandera que será mexicana, de Aztlán, Nueva África o una bandera confederada. Cuando veamos esta panorámica será demasiado tarde y la segunda guerra civil se habrá manifestado. Existe no obstante otra fotografía que veremos primero, otra vez una que hemos visto anteriormente en algún otro país desafortunado. Pero esta vez será tomada aquí en EEUU. Una fotografía de un niño sucio en harapos buscando comida en un basurero. Fotógrafos, tengan en cuenta que el primero en obtener esta toma publicada en una revista o un periódico gane tal vez el Premio Pulitzer.

En resumen, ya sea que en enero de 2021 se corone Biden o Trump prodigue una sorpresa y se re-elija (el escenario más improbable), tal como Fareed Zakaria de CNN reveló en una nota retomada por Joseph Watson de Summit News y como aquí lo analizamos según los fallos de la Suprema Corte o el Congreso, los patrones históricos de inequidad económica, polarización social y contradicciones estructurales parecen imponerse ante nosotros con un realismo que ni esperábamos ni nos conviene a quienes vivimos en México, la esfera cercana a EEUU, o a la estabilidad estratégica del mundo.

Twitter: https://twitter.com/21cabrera_

Instagram: cabritocimarron

VK: Miguel Cabrera

Spotify: Arcadia México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: