Desde la revolución de la conciencia #9. De la creatividad como energía (o del arte a la excelencia tecnológica)

Scroll down to content

La conquista de la energía, por José Chávez morado, donde se aprecia a la derecha, en desenlace, el nacimiento de la autosuficiencia por la energía nuclear

Las implicaciones de la geomitología en su acepción política, se ha probado, son un vasta tierra incógnita. También aspiran a ser mucho más que una teoría cuya finalidad sea la de regodearse en el análisis de la realidad, tal como suele suceder en los laberínticos pasillos de muchos edificios bellos de centros de pensamiento en… Coyoacán, por ejemplo. Lo que pretendemos es coadyuvar a la transformación de la realidad. Procedo, pues, a una sumaria descripción que vincula el cuerpo mitológico de destino en tierra mexicana a su aspiración técnica.

Fuerza, actividad, operación o vigor son algunos de los significados que es posible encontrar de la entrada de ‘energía’ (ἐνέργεια, en griego) tal como la registra el diccionario Liddell-Scott-Jones, muy frecuentado por los doctores de la filología clásica. El lector intuitivo ya sabrá hacia donde se encamina nuestro silogismo, pues previamente no nos hemos cansado de aclarar algunos conceptos clave de la mexicanidad, a saber, aquello que nosotros llamamos «la experiencia del alebrije», por una parte, pero también la fecunda sustancia infinita y mutable que representa el símbolo del quincunce registrado en los antiguos códices y monumentos, y que se vincula con el Quinto sol, el cual ha sido el fundamento de la identidad gráfica de nuestro proyecto Arcadia México y, más modernamente, en el otro del Nahui papalótl.

Nahui papalótl (4-mariposa), una versión moderna del Nahui Ollin (4-movimiento), importante, concepto de la cosmovisión mexicana ancestral.

La experiencia del alebrije: es acaso el rasgo más distintivo de ser mexicano a nivel histórico. Le precede una experiencia sintetizadora o incluso aculturizante, pero que deja su inevitable registro a lo largo del tiempo. Esto implica la existencia de un mestizaje consciente y otro resultativo. Pues bien, un alebrije, así como el de esos espléndidos ejemplares oaxaqueños, no es más que la mezcla de elementos aparentemente disímiles pero unificados por un nuevo concepto a través de la imaginación práctica. De ser palabras equivaldrían a nuestros neologismos, como aquellos que forman con elegancia el alemán y el náhuatl. Un alebrije es un concepto que a ojos externos podría aparentar una concepción surreal u onírica. Ello querría decir que el mexicano se nutre extensamente de sus imaginerías y visiones de proyección mental caleidoscópica. Muchos de ellos están inspirados en versiones atávicas de los antiguos mitos prehispánicos donde abunda una florida zoología fantástica. De no ser por esta cualidad psicológica del pueblo mexicano, no sería posible afirmar que sólo en México ser soberanista implica serlo con enfoque cosmopolita.

Un ejemplo de alebrije

Quincunce: como lo demostramos en nuestras investigaciones dadas a conocer a través de diversos cursos virtuales, este símbolo representa el movimiento de la naturaleza a través del tiempo y el espacio percibido por el aparato cognitivo y por el corazón del ser humano. Toda la realidad fenoménica no es sino la permutación precisa de las circunstancias y los átomos que le dan límite y objetividad a cualquier cosa. Al pensar en todas las causas que fueron necesarias para conocer y declarar nuestro amor a la mujer amada o los elementos que conforman el sentido del humor, y también las cosas bellas y apócrifas de la naturaleza material, no nos es posible sino atestiguar la presencia fecunda del movimiento cósmico que se requiere en la consecución de un libro, un alebrije, la redacción de alguna Constitución política o una escultura, todo ello a través del tiempo y el espacio, insistimos. Tal es el fundamento de nuestra cultura geo-cósmica. Por cierto que en Europa esa manera de concebir el cosmos como fruto de infinitas permutaciones ha sido prolijamente referida por Baruch de Spinoza en su «Ética demostrada según el orden geométrico» (Ethica ordine geometrico demonstrata).

Diferentes tipos de quincunce. El ‘d’ es nuestro predilecto.

Sirvan estas anotaciones para recordar que el pueblo de México es un pueblo de artistas en tanto que su capacidad creativa es sin parangones debido a su natural tendencia al mestizaje. Un alebrije es un evento mestizo en sí mismo, un movimiento del tiempo, y ahora se observa en qué sentido. No se olvide que este fenómeno antropológico está presente desde la época previa a la invasión española, pues los pueblos mesoamericanos compartían un mismo lenguaje de símbolos y petroglifos desde los ulmecas hasta los mexicas, lo cual permitía intercomunicar las creencias y recrearlas según la cultura que las adoptaba en diferentes momentos de la compleja línea histórica. Esta es un cristal y un álgebra muy significativa.

Al asumir que energía significa también actividad, vigor y fuerza, y al comprender cómo funciona la creatividad del mexicano por su profundidad psíquico-histórica, por otra parte, se revela con luz antropo-mítica que los mexicanos tenemos la creatividad suficiente para desentrañar los misterios de la ciencia formal y, por ende, de la tecnología más avanzada a nivel planetario. La creatividad es una auténtica fuente de energía, como decir mina de litio o como decir pozo petrolero, de la que los mexicanos extraemos la fuerza motriz de nuestra existencia misma, lo cual no es poca cosa. De hecho, en griego la palabra ‘arte’ se escribe téjne (τέχνη), de donde proviene la palabra técnica, y no olvidemos que el español que usamos es un idioma indoeuropeo o indogermánico, con lo que quiero decir junto con León-Portilla que somos herederos de lo mejor de las tradiciones mediterráneas y mesoamericanas por igual. En fin, si algo no funciona o si algo no existe, basta con acudir a nuestra energía creadora para elaborar algún utensilio (génesis de la tecnología) o encontrar algún aditamento que pueda desembocar en cualquier cosa, desde una obra de arte, una teoría matemática o una matriz computacional de avanzada powered by artificial intelligence. Existe la capacidad de hacerse de ese nivel. Y eso que esta ocasión no hablamos de los mayas.

Tal es la creatividad infinita que habita en México, la cual podría desembocar, según las circunstancias y debido a la naturaleza propia de la cosas, en un importante cariz geoestratégico.

¿Qué es lo que será?

Miguel Cabrera

martes 2 de noviembre 2021, en celebración de nuestros santos difuntos

Otros quincunce de forma florida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: